Clube de Adictos a Deep Purple

Púrpura Chess

This blog is basically a musical site. Here we talk about the music we like, using different angles. As dear and missed Jon Lord once said: “Music is the highest kind of Art that exists”. I think the same way too.

Púrpura Chess

Púrpura Chess

domingo, 15 de octubre de 2017

Dokken: “Heaven sent” en acústico. Directo con la formación clásica.


Dokken es una de mis debilidades, lo reconozco. Este grupo tan entrañablemente disfuncional me ha venido acompañando durante toda la vida desde mi tierna adolescencia. Todavía recuerdo el momento en el que la canción “Dream warriors” entró por vez primera en mis oídos durante esos inolvidables años del insti. Después llegaron “Unchain the night”, “Alone again”, “Just got lucky”, “It’s not love” y todas las demás. El caso es que dentro de un par de meses saldrá a la venta el disco en directo que grabaron con motivo de la mini gira de reunión que protagonizaron hace aproximadamente un año.

                                                           Dokken. Reunión 2016.

Formar parte de una banda como Dokken nunca fue fácil, la peculiar química que fluía entre el cantante Don Dokken, el guitarrista George Lynch, el bajista Jeff Pilson y el batería “Wild” Mick Brown nos permitió disfrutar de grandes canciones, pese a las disputas que mantuvieron entre ellos durante prácticamente toda su carrera. Don y George se detestaron –y todavía se detestan a día de hoy- desde el minuto uno; las clásicas desavenencias entre cantante y guitarrista aquí alcanzaron su máxima expresión. Aunque el asunto no quedaba ahí. La personalidad de un tipo con tanto talento como Jeff Pilson: bajista, cantante, guitarrista, pianista, productor, arreglista y compositor, también chocó con la dupla Don/George dando lugar a momentos tan cachondos como penosos. Alcanzaron un enorme éxito comercial a mediados de los ochenta y se acabaron separando en 1988, hartos de verse las caras a diario en los autocares de gira, tras la exitosa gira japonesa que significó la grabación del doble en directo “Beast From The East”; un disco que, pese a su enmarañada producción, no podía tapar a una banda que sonaba como un cañón.

                                                              Jeff Pilson.

Se han vuelto a juntar y a separar varias veces a lo largo de todos estos años, como bien hemos documentado en otros momentos por aquí. En la actualidad Don sigue con el grupo y con la propiedad del nombre, George marcha en solitario y poniendo su guitarra al servicio de diferentes proyectos, Jeff está en la nómina de los reformados Foreigner y el bueno de Mick, el que menos se ha preocupado de discutir y más de disfrutar del estilo de vida de rockstar, ha tocado indistintamente con Don, George y Jeff; sin problemas. Un tipo como Brown no se complica la vida con esas menudencias. No hay más que recordarle derrapando a toda pastilla con uno de esos cochecitos que trasladan a los jugadores de golf de un hoyo a otro. Nuestro insigne batería, con evidentes signos de estar bajo los efectos del alcohol, fue demandado por atravesar un campo de golf en uno de esos coches a toda velocidad mientras iba acompañado de un par de bellas señoritas. Todavía le recuerdo en el backstage del Monsters of Rock de Zaragoza de hace unos años, tocando con el grupo del facha de Ted Nugent y asiendo dos minis en ambas manos que seguro no iban llenos de coca cola exclusivamente. El apodo de “Wild” Mick no se lo ha ganado en vano.

                                                George Lynch, Mick Brown & Don Dokken.

Estos cordiales tipos han seguido poniéndose a parir regularmente siempre que les han puesto un micrófono delante y han seguido tocando en directo esas canciones que compusieron juntos y que les hicieron famosos durante los años ochenta. Lo normal en estos casos. Milagrosamente se volvieron a juntar; por dinero, claro. Ninguno de ellos tuvo reparos en admitirlo públicamente. Les pusieron sobre la mesa un pastizal y aceptaron realizar una gira por Japón, territorio donde son increíblemente famosos. A esta serie de conciertos le añadieron uno más en pleno desierto norteamericano, imagino que gentileza de Lynch, para grabar un cd y dvd en vivo. Reventaron de público la sala a la vez que anunciaron una nueva composición en estudio que imaginamos acompañará a la publicación de dicho directo.

                                                   Dokken. Badlands Paw. Sioux Falls. South Dakota. 30.9.16.

El grupo sigue sonando compacto. Desgraciadamente es el cantante el que no ha llevado nada bien el paso de los años. Ok; es cierto, negarlo sería estúpido: la realidad es que Don Dokken no canta una puta mierda. Pertenece a ese triste grupo de vocalistas que llevan sin ser capaces de cantar un carajo desde hace más de veinte años sin que parezca que pase nada; sí, la sociedad que comanda gente como Robert Plant u Ozzy Osbourne entre otros ilustres. Y es una pérdida, la voz de Don siempre me pareció una preciosidad. Incapaz de desafinar un solo semitono y con un timbre muy especial. Imagino que no se cuidó lo necesario y el resultado acabó siendo el que es. No obstante, una vez asumido que nunca vas a volver a escuchar al cantante en esos tonos de los discos de estudio, uno no puede dejar de disfrutar con la música que penetra en tu cerebro cada vez que se enciende el botón “on” y los instrumentos, junto a los adecuados y necesarios coros de apoyo, pasan a ser los protagonistas.

                                                                     Don Dokken.

Mientras esperamos la salida de este nuevo directo uno no puede por menos que disfrutar de las grabaciones de estos conciertos de reunión que circulan por ahí. No solo de discos originales vive el hombre. Tienes que cambiar el chip para poder disfrutar de una grabación que no está producida y editada con el mejor sonido posible, hay que encender el botón de tu cerebro que te permite disfrutar de las tripas de la música en esas circunstancias; todo el que haya consumido grabaciones  de conciertos piratas sabe de lo que hablo, pero eso es otro tema que podremos retomar en el futuro. El asunto es que me encontraba chequeando el show que ofreció el grupo en Sioux Falls, del que supuestamente se recoge la grabación del cd en directo, y en un determinado momento todo confluyó. Se produjeron las circunstancias espacio/tiempo que solo se consiguen en escasos y determinados momentos especiales, algo así como cuando todos los condicionantes se manifiestan y superponen de la manera correcta. Esto ocurrió mientras comenzaban a sonar las primeras notas de la versión acústica de “Heven sent”. Este tema llevaban sin tocarlo un montón de años y creo recordar que es la primera vez que lo interpretan en formato acústico. Hay que decir que Dokken publicaron en 1996 el disco “One Live Night”, uno de los mejores discos acústicos en directo que he escuchado jamás. Esta álbum consistía en la grabación de un concierto en vivo que presentaba unas canciones con unos arreglos que sencillamente herían tu piel de lo buenos que eran, no hay más que escuchar  “Unchain” o la maravillosa versión que se marcaron del clásico “Alone again” entre otros. No apareció en este disco la canción “Heaven sent” y ahora la han rescatado para este nuevo directo de reunión más de veinte años después. Un tema moruno de esos que tienen cuerpo y carácter por sí solos. Imaginaos la situación: salir de una gasolinera en medio del desierto, del árido campo, mientras el sol de la mañana te ciega los ojos y el polvo de la arena que dejan tus pisadas se mezcla con el regusto del café bien cargado y humeante que te acaban de servir al hacer un alto en tu camino hacia ningún lugar en concreto. Mágico. Igual de mágico que la versión de esta canción que me hace contar los días, horas y minutos que faltan hasta que dicha grabación –original, con buen sonido y producción, eso sí– caiga en mis manos.

                                                    Dokken: "Heaven sent". Vídeo oficial.

                            Dokken: "Heaven sent". Acústico. Badlands Paw. Sioux Falls. South Dakota. 30-9.16.




jueves, 5 de octubre de 2017

REFLEXIONES METÁLICAS.



Giras de despedida sin fin.

Muchos son los grupos que ante el fin de su trayectoria musical anuncian una gira de despedida posibilitando que sus fans tengan una oportunidad de verles actuar por última vez. Este reclamo suele funcionar muy bien, las bandas reciben el aliento de su público acostumbrándose a llenar donde tocan, como les ocurría en el momento de su mayor apogeo. Así pues, la despedida se retrasa y se retrasa ocurriendo casos en las que estas giras de adiós se alargan durante años sin encontrar el momento adecuado para poner el broche final. En otras ocasiones, el grupo al ver la respuesta del público cree que puede revivir sus momentos álgidos y decide aplazar su retirada. Por lo que incluso vuelve a meterse en estudio o se decide a realizar una nueva gira. 

                                                                 Ozzy Osbourne.

Cuando se produce alguna de estas dos situaciones se suele plantear una disyuntiva. Por un lado, entre muchos de sus fans y asistentes a esa gira se origina una sensación de tomadura de pelo, de cuasi estafa porque si anuncian algo deberían cumplirlo, sino es simplemente un engaño. Sin embargo, otros pueden resultar más comprensivos y valorar que si el grupo está en forma, ha hecho buenos conciertos y el público ha disfrutado con ellos estaría en su derecho de replantearse su situación y la decisión que ya había adoptado.
Claro, siempre que el proceso seguido haya sido el anterior, porque quién nos dice que un grupo en horas bajas, que tuvo su momento de gloria en el pasado, no intenta revitalizar su carrera con este gancho de la despedida que también suele funcionar para así atraer a más gente a sus actuaciones pero sin plantearse nunca realmente una disolución de la banda. ¿Qué os parece?

Metálico.



miércoles, 27 de septiembre de 2017

Graham Bonnet por partida doble en España. “I’ll go crazy”.


Siempre es un placer hablar de Graham Bonnet. Este vocalista tan singular está completamente de actualidad en estos días. Hace apenas unos meses que ha publicado su primer disco y vídeo en directo como solista en el que repasa su dilatada discografía, en solitario o formando parte de algunos de los importantes grupos en los que ha puesto a disposición su espectacular voz. Una carrera discográfica trufada de grandes canciones y éxitos con su propia banda y/o en compañía de músicos de la talla de Ritchie Blackmore, Michael Schenker, Yngwie Malmsteen, Steve Vai, Chris Impelliteri, Micky Moody o Cozy Powell, solo por citar unos cuantos ejemplos. Pocos, muy pocos –prácticamente ninguno diría yo- vocalistas pueden presumir del palmarés del amigo Graham; por algo será.


Este momento de actualidad de Bonnet se refleja en España todavía con más intensidad. Además de este nuevo y primer cd/dvd en directo con su grupo en solitario, el hombre con el chorro de voz más potente del planeta se presenta este otoño en los escenarios españoles por partida doble: primero con el Michael Schenker Fest a finales de Octubre y seguidamente con su grupo en solitario presentando un show especial de Alcatrazz a principios de Diciembre. Lo de Schenker es un asunto de importante catadura, el siempre imprevisible guitarrista alemán nos visita presentando un show homenaje a su recorrido musical acompañado por tres de sus cantantes más emblemáticos: Gary Barden, Robin McAuley y Graham Bonnet; casi na. En lo que respecta a la gira en solitario, a Bonnet y a su banda le acompañan para esta ocasión el miembro original de Alcatrazz Jimmy Waldo y el guitarrista Joey Tafolla, otro de esos músicos de calidad extraordinaria. Además de su habitual set list, la ocasión es especial porque cada noche interpretarán en directo un repertorio especial de Alcatrazz. Esta banda que montó Graham en los ochenta y en la que militaron tipos como Yngwie Malmsteen o Steve Vai nos legaron tres discos, siendo los dos primeros referencias básicas para siguientes generaciones de músicos; tanto “No Parole From Rock n’Roll” con Yngwie como “Disturbing The Peace” con Vai han ayudado a forjar las inquietudes artísticas de miles de guitarristas que no dudan en citarlos entre sus referencias.

                      Graham Bonnet Band: J.Waldo, G.Bonnet, B.A.Heavenstone, J.Tafolla y M Benquechea.

La carrera de Graham Bonnet ha sufrido muchos altibajos a lo largo de todos estos años. Un tipo que comenzó cantando canciones acarameladas en los sesenta y que fue descubierto para el Rock n’Roll por un Ritchie Blackmore que se quedó de piedra cuando escuchó por primera vez el poderoso manantial de voz que se gastaba ya por entonces Bonnet. Estamos en 1978. Ritchie había despedido a Ronnie Dio de sus Rainbow y necesitaba desesperadamente un sustituto de categoría, incluso llegó a presentarse una noche en la puerta de la casa de Ian Gillan para ofrecerle el puesto de vocalista de Rainbow. La historia es tan cachonda y delirante como casi todas las que tienen en su haber la dupla Blackmore/Gillan. Ritchie y su novia fueron una noche a ver a Gillan en su casa. Blackmore llamó al timbre y un sorprendido Ian le abrió la puerta, al preguntar Gillan por la novia de Blackmore, este le dijo que se había quedado una manzanas atrás… por si el propio Ian decidía pegarse con Ritchie nada más verle. Recordemos que Gillan abandonó Purple tan solo unos años antes cansado de discutir con Ritchie. Ian invitó a pasar a la pareja y estuvieron charlando. Blackmore le pidió a Gillan unirse a Rainbow para poder conquistar el mercado americano, a lo que nuestro querido Garganta de Plata respondió invitando al irascible The Man In Black a dejar Rainbow para unirse a su Gillan Band; para no echar gota. ¿Cómo no van a seguir tirándose puyas a través de la prensa aunque ya tengan más de setenta años? Estos dos tienen tanta bilis acumulada gracias al otro como para seguir durante varias vidas moviéndose en estos términos. Durante esos días el cortejo de Ritchie hacia Ian incluyó que el primero se subiera varias veces a tocar con la banda de Gillan en directo durante los bises, lo que tiene su punto si consideramos cómo odia Blackmore compartir escenario con otros guitarristas. Finalmente Gillan prefirió seguir con su grupo y dejó a Blackmore perdido en su búsqueda de cantante… hasta que llegó a sus oídos uno de los temas interpretados por un tal Graham Bonnet. Este cantante no tenía nada que ver con el circuito de Rock ni por asomo; es más, nunca había oído hablar de Rainbow y debió aprenderse los temas para la prueba con el grupo. Nada encajaba, Graham no cantaba Rock, apenas conocía la existencia de Deep Purple y su estética no tenía nada que ver con los pelos largos. Bonnet siempre ha lucido un look a lo James Dean y no llevar pelo largo si tocabas Rock en los primeros ochenta era considerado casi una afrenta. Sin embargo, la voz de este tipo nació para interpretar Hard Rock. Rainbow publicó el excelente disco “Down To Earth” con Bonnet a la voz y fue todo un éxito. Ritchie Blackmore volvió a acertar, contra viento y marea, como siempre. Desde ese momento Graham Bonnet abrazó el Rock y ahí sigue, mezclándolo con sus otras referencias musicales y haciéndonos felices a muchos de nosotros. Graham Bonnet solo permaneció junto a Ritchie durante un año y, como os podéis imaginar, se podrían utilizar ríos de tinta para comentar los mil y un avatares que vivieron a lo largo de ese año. Habrá que retomar este tema en otro momento. Para todo aquel lector ávido de conocimientos relativos a estos asuntos, os aconsejo manosear la reciente biografía que ha publicado el propio Bonnet. El artefacto responde al título de "The Story Behind The Shades" y solo puedo decir que va a ser la lectura perfecta para acompañarme durante este otoño mientras escucho cada uno de los discos de este señor entre actuación y actuación suya.


La irregularidad de su carrera artística parece que se ha quedado atrás afortunadamente. En los últimos años ha vuelto a reactivar su grupo en solitario, dotándolo de estabilidad en la formación, sacando discos y actuando en directo. Además, ha retomado su relación con Michael Schenker y le suele acompañar en algunas giras. Por otro lado su voz, sometida a todo tipo de excesos durante años, se encuentra en un estado de forma formidable. Graham también ha sido presa de sus propios demonios personales durante años, pero parece que en la actualidad ha encontrado un equilibrio que le hace disfrutar plenamente de esto de la música. En el pasado no logró encontrar continuidad con ninguno de los grupos en los que estuvo, pese a grabar auténticas joyas con ellos. Mucha gente le dio de lado y pintaron bastos en su vida muchas veces. El propio Blackmore se dedicó a hablar mal de él a todo el que pudo dentro de la industria discográfica una vez Bonnet dejó Rainbow, algo tristemente habitual en el Hombre de Negro. Los noventa y principios del nuevo siglo no fueron los mejores en términos musicales para nuestro hombre, no encontraba esa necesaria continuidad con los proyectos en los que participaba –y repito que calidad le sobraba-, grupos como Taz Taylor, Impelliteri o los Blackthorne y su pedazo de disco “Afterlife” merecieron mejor suerte, por citar solo unos ejemplos. Todavía recuerdo cuando le fui a ver en directo con Dario Mollo y Don Airey en un proyecto llamado Graham Bonnet & Don Airey Band. Por aquel entonces pocos promotores europeos apostaban por Bonnet y tuvimos que desplazarnos hasta Barcelona para ver su actuación en directo. Una vez más Barcelona. Me desplacé a la ciudad de Gaudí para ver en directo a la formación clásica de Deep Purple cuando se volvieron a reunir en 1993. Todo salió mal, todo. Suspendieron el concierto y me enteré al bajar de la estación. Eran otros tiempos y la información no volaba al instante como ahora. Más tarde me enteré de que el grupo de Blackmore llegó a pisar tierras hispanas, pero discutieron y no tocaron. Otro día relataré con detenimiento el tramo de la gira española de la reunión Purple 93 “The Battle Rages On”, que también da para unas cuantas letras. El caso es que le cogí tal aversión a Barcelona que decidí no volver a pisarla jamás… salvo para ver algún otro concierto de esos realmente importantes; cada uno tiene su lista particular, imagino. Pues resulta que no volví a tierras catalanas hasta ocho años después y fue con motivo del concierto de Graham Bonnet. El primer día de Diciembre de 2001, en la sala Bikini. Recuerdo que la afluencia de público fue escasa, que Graham y Don Airey salieron antes de su actuación para saludar al público y casi nadie sabía quién era Don. Esta es nuestra cultura musical. Ofrecieron un show soberbio y Graham cantó como solo él puede. Un consejo: cuando os topéis con la posibilidad de ver en directo a Bonnet, no lo dudéis ni un instante si este hombre significa algo para vosotros. Y nunca, nunca, os fieis de las críticas que salen publicadas a posteriori. No entiendo los porqués, pero generalmente no suelen hacer justicia a la voz de nuestro intrépido vocalista. Para muestra un botón: concierto de Madrid hace tres años, Graham Bonnet ofreció un recital de voz de primera categoría y cuál fue mi sorpresa cuando en los días sucesivos la gente con la que conversaba sobre el evento me decía que habían leído aquí o allá que el concierto no fue bueno, que la voz no fue esto o que el repertorio fue lo otro. Tonterías. Estuve en la sala Arena, Heíneken o como quieran llamarla, sé lo que entró por mi oreja y no tengo problema en discutirlo con todo el que quiera.


En el título del artículo aparece la canción “I’ll go crazy”. El motivo es que ha sido el tema que he tenido en mente mientras he estado escribiendo estas líneas sobre nuestro querido Graham. La versión de esta espectacular canción de James Brown apareció en el disco “Here Comes The Night” que Bonnet publicó a principios de los noventa, otro álbum que pasó completamente desapercibido pese a contener material de gran calidad. Rescatamos este tema como muestra de la capacidad vocal de nuestro hombre, además de su buen gusto a la hora de seleccionar la música a interpretar. Pese a abrazar el Rock duro Graham siempre tiene presente a gente como los Beatles o el propio James Brown. Un tipo con un background musical que ya lo quisieran otros que van por ahí colgándose medallas obtenidas de antemano.


                                               Graham Bonnet: "I'll go crazy".


jueves, 21 de septiembre de 2017

Doro: Warlock reunión 2017. Gira 30 aniversario del disco “Triumph & Agony”.


La popular e icónica cantante alemana Doro Pesch acaba de finalizar un mini tour por EEUU presentando la esperada reunión de su banda Warlock para una serie de cinco conciertos en tierras norteamericanas. Estos conciertos representan la celebración del treinta aniversario de la publicación del emblemático disco “Triumph & Agony” de la banda alemana.


La primera actuación de esta gira de reunión se produjo a principios de verano en el marco del Sweden Rock Festival, uno de los eventos musicales más importantes del planeta. El grupo también actuó en el Norway Rock Festival a principios del mes de Julio. El pasado mes de Mayo la rubia vocalista anunció a la prensa esta interesante reunión para realizar una primera mini gira americana a la que le seguirían más conciertos en el viejo continente a lo largo de lo que queda de este año y del próximo 2018. Esta gira conmemorativa de reunión contará con una parada en España, más concretamente en el Festival Leyendas del Rock –un diez para la organización, una vez más-, que anunció durante la edición de este pasado verano al mítico grupo alemán como cabeza de cartel para el próximo año en lo que supondrá la única fecha española de Warlock en 2018.

                                
El line up que presentan Warlock en 2017 cuenta con la presencia de Doro a la voz, el también miembro de la formación clásica Tommy Bolan a la guitarra, el bajista que lleva acompañando a Doro en su carrera solista todos estos años Nick Douglas, el guitarrista Bas Maas, el también guitarra y teclista Luca Princiotta y Johnny Dee a la batería. Lo cierto es que desde el año 2003 Doro ha reunido a su grupo alemán ocasionalmente para algún evento especial, como su actuación en el Wacken Festival del 2004, el concierto de Dusseldorf de 2008 o el Metalway zaragozano de 2009, pero no es hasta ahora que se pone en marcha la reunión para una gira mundial.

                                                        Doro Pesch y Tommy Bolan.

El disco “Triumph & Agony” supuso el último trabajo discográfico del grupo, siendo a la postre su obra más conocida y emblemática. Conviene comentar que es un disco completo y de calidad, repleto de himnos y temas que te ponen firme en cuanto los escuchas. Todo el disco ha aguantado muy bien el paso del tiempo y de hecho no hay un solo seguidor Hard Rock o Heavy que se precie de serlo y que no conozca dicho álbum. En este disco se encuentra la clásica canción “All we are”, tema bandera por excelencia del grupo y todo un himno con el que hasta el heavy del último rincón del planeta ha movido su cabellera en alguna ocasión. Pero es que el cd está repleto de canciones de primera categoría como “I rule the ruins”, “Kiss of death”, “East meets west”, “Touch of evil”… y podemos seguir hasta nombrar los diez temas que dan forma a este disco tan especial. Además cuenta con un par de canciones de corte lento que son una delicia, “Make time for love” y “Fur immer”, de esta última ya hemos hablado por aquí en alguna otra ocasión y poco más podemos añadir; otro clásico imperecedero. Pese a tratarse de un disco muy completo debo confesar que siempre sentí debilidad por uno de sus cortes, se trata de “Metal Tango”. Esta canción, según palabras de la propia Doro en las entrevistas de la época, era un intento de fusión entre los géneros musicales del Rock y el Tango. No les pudo salir mejor, consiguen recrear una tensión a lo largo de sus apenas cuatro minutos y medio que la elevan a la categoría de especial; una de esas canciones que alcanzan una esencia tan particular en su toma de estudio que resulta imposible volver a capturar en directo. Esto le pasa a algunas canciones, nunca vuelven a sonar igual de bien que en el disco –“I surrender” de Rainbow es solo un ejemplo- ; pero esto es otro tema que seguro desarrollaremos en otro momento.

                                                             Warlock 1987.

Recordemos que el paso del nombre de Warlock a Doro fue algo que nunca deseó nuestra heroína particular. Poco después de la publicación de  “Triumph & Agony” en 1987, Doro se quedó como único miembro original del grupo. Ella intentó seguir bajo la denominación de Warlock, pero Peter Zimmerman, antiguo mánager del grupo, les demandó y acabó logrando judicialmente los derechos del nombre; esta historia tan injusta se ha repetido y se sigue repitiendo tantas veces que asquea, me pregunto por qué estos representantes y demás sanguijuelas no se dedican a componer, grabar y publicar sus propias canciones para hacer con ellas lo que quieran en lugar de chuparles hasta la última gota de sangre a los compositores y a los músicos. En fin. La cuestión es que Doro se vio forzada a comenzar una carrera en solitario que no le ha ido nada mal desde entonces, estando afincada en la actualidad en una posición de prestigio y reconocimiento más que merecido que le permite seguir publicando discos, haciendo giras y viviendo de su arte; como debe ser.


En 2011 Doro Pesch volvió a recuperar por completo los derechos sobre el nombre del grupo que siempre le perteneció. Doro sigue siendo su proyecto musical en activo y sigue interpretando con regularidad los clásicos de Warlock junto con sus propias canciones en los directos. Toda una delicia para una artista a la que nadie le ha regalado nada y que se ha ganado a pulso el actual status y reconocimiento del que goza. No vamos a hablar aquí de la importancia e influencia que su figura artística ha ejercido dentro de un mundo musical tan sexista y lleno de testosterona como era el del Rock duro y el Metal de los años ochenta y noventa. Junto con un puñado de mujeres más fue abriendo puertas para todas las que las han querido seguirlas. Por lo tanto no nos queda más que esperar a que llegue el esperado show de reunión al acogedor recinto del Leyendas el próximo Agosto para poder disfrutar de la música de Warlock en directo.


                                               Warlock: "Fur immer". Norway Festival 2017.




                                                         Warlock: "Metal tango".